Menu

Alimentación infantil: acostumbra a tus hijos a comer bien desde pequeños

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Los hábitos alimenticios son importantísimos en nuestra salud y nuestra calidad de vida. Cuando te han educado en unas buenas costumbres desde pequeño, luego es mucho más fácil seguir por un buen camino. En cambio, los niños que han crecido en familias donde la alimentación no era la mejor, han tenido después, de adultos, muchas más dificultades en cambiar sus hábitos y sustituirlos por los correctos.

Hoy en Ahorro Store te enseñamos algunas claves para acostumbrar a tus hijos a comer de manera saludable desde pequeños.

Dieta mediterránea desde pequeños

Asegúrate de que tus pequeños se acostumbran a la dieta mediterránea clásica. Para que crezcan sanos y fuertes, no necesitas fórmulas mágicas. De hecho, ingredientes y productos frescos como el aceite de oliva, el pescado, las legumbres y los cereales, las frutas, verduras y hortalizas son imprescindibles en cualquier tipo de régimen alimentario. ¡Mejor si desde pequeños saben disfrutar y apreciar estas delicias!

Pirámide alimentaria y menús semanales

Herramientas como la pirámide alimentaria te pueden servir para diseñar raciones y menús. Puedes explicar la pirámide y los otros tipos de tablas alimentarias a tus hijos y elaborar juntos un plan semanal. La clave es que todo parezca un juego de lo más interesante. De esa manera, estarán entretenidos y entenderán por qué es mejor no consumir comida frita, bollería industrial, dulces y snacks procesados. ¡Elimina la comida basura!

Horarios y rutinas de alimentación infantil

Acostumbra a los pequeños de la casa a que no se salten comidas y a que tengan rutinas: un desayuno nada más levantarse, un almuerzo, la comida, la merienda y la cena a una hora razonable, para que no se vayan a dormir con el estómago lleno. Intentad, al menos una vez al día, comer en familia, para charlar y poneros al día, sin smartphones, tablets o pantallas que interrumpan el flujo de la conversación. Además, los hijos comen más sano si ven que los padres tienen buenos hábitos alimenticios y disfrutan de la comida.

Compra y cocina con tus hijos

La participación es clave. Igual que puedes decidir con ellos los menús semanales, puedes apuntar con ellos la lista de la compra e ir al mercado o al supermercado con ellos y enseñarles dónde están los productos saludables en las estanterías. Dependiendo de su edad, también puedes enseñarles a entender la información nutricional de las etiquetas y envoltorios y explicarles cómo afectan determinados alimentos a su salud. En la cocina, enséñales a cocinar de manera sencilla y a hacer platos estéticamente agradables. La hora de la comida puede ser divertida y entretenida si tenemos mucha variedad: guisados, salteados, crudos, hervidos, etc.

Deporte y descanso para niños sanos

Fomenta el deporte y el ejercicio físico entre tus hijos. Apúntalos a alguna actividad extraescolar, y anímalos a llevar una vida donde integren el desplazarse a cualquier parte caminando. Acostúmbralos a dormir lo suficiente para evitar que, por el día, por causa de que estén hambrientos, coman más.

© 2019 ahorrostore.com – Todos los derechos reservados.