Menu

Plantas medicinales y propiedades básicas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

El mundo natural pone a nuestra disposición una gran cantidad de medicinas y remedios para mejorar nuestra salud. Hoy conoceremos el maravilloso mundo de la fitoterapia, un terreno a explorar de plantas medicinales cada vez más popular y aceptado por la medicina convencional de Occidente.

Fitoterapia: plantas medicinales y salud

La fitoterapia investiga el uso de plantas, hierbas y raíces en terapias medicinales para prevenir o curar dolencias y enfermedades. Algunos de los campos en que se ha comprobado que las plantas medicinales tienen un efecto positivo son: lesiones musculares, sistema inmunológico, sueño y descanso, gestión del estrés y la ansiedad, o indigestión.

Estas plantas afectan positivamente nuestro organismo porque contienen sustancias regenerativas o curativas. Muchas de ellas han sido utilizadas por las tradiciones de diversas culturas alrededor del mundo, y recogidas por médicos e investigadores, o transmitidas de generación en generación por los saberes populares.

Las infusiones con plantas medicinales son habituales para prevenir o combatir malestares leves. También pueden ser consumidas de manera habitual, sin necesidad de que haya ninguna dolencia concreta que tratar, como té o aguas aromáticas, para proteger el organismo en una base diaria. En el supermercado hay también plantas medicinales procesadas y preparadas que podemos consultar.

Propiedades básicas de las plantas medicinales

Dolencias provocadas por virus, como la gripe, pueden tratarse con vegetales como el ajo, que es un antiséptico anticatarros. La manzanilla es usada ampliamente para tratar afecciones gastrointestinales, agujetas y otros dolores musculares, al tener propiedades antiinflamatorias y relajantes. El aloe vera, una de las plantas medicinales más comunes, está presente en muchos productos de uso cutáneo por su propiedad antiinflamatoria y regenerativa con la piel, mejorando el aspecto de manchas o quemaduras.

Estéticamente, el romero o la cola de caballo son también plantas medicinales con efectos interesantes. El romero reduce la caída del pelo, de ahí su presencia en numerosos jabones y champús, mientras que la cola de caballo estimula el crecimiento fuerte de este.

Por vía oral, son tomados diariamente sustancias como el té o el mate, que son estimulantes y excitantes, activando el sistema nervioso y manteniéndonos más despiertos. Por el contrario, melisa, valeriana, tila o pasiflora son plantas que relajan, sedan y tranquilizan.

Por su parte, el ginseng es un interesante adaptógeno, ayudándonos a llevar mejor el estrés; y el anís, el plantago, o el cardo mariano son buenos para los desequilibrios del estómago y del tránsito intestinal o los dolores abdominales. La cúrcuma, boswellia o harpagofito son plantas muy buenas para las lesiones musculares por sus efectos analgésicos.

El gingko biloba es conocido por ser bueno para los dolores de cabeza y las migrañas, además de estimular mejores y más veloces procesos cognitivos, gracias a sus acciones vasodilatadoras con el sistema circulatorio.

Por último, plantas como el abrojo y el fenogreco favorecen buenos entornos metabólicos y endrocrinos, y la equinácea y uña de gato son plantas inmunomoduladoras, influyendo positivamente en nuestro organismo y estimulando nuestros propios sistemas protectores contra cuerpos extraños como bacterias o gérmenes.

© 2019 ahorrostore.com – Todos los derechos reservados.